Responder al comentario

23/02/2010

Se dice fácil, pero detrás de ese impresionante resultado comercial se encuentra la paciente labor de una empresa pionera en la creación de la famosa franquicia Casa del Habano, que hoy se expande por todo el mundo.

La firma mexicana Importadora de Puros y Tabacos S.A. de C.V. (www.iept.como.mx) fundó la primera Casa del Habano en Cancún y en la actualidad posee una red de 15 de esos comercios especializados, con la expectativa de abrir dos o tres más en 2010 y tomar la delantera, incluso al mercado cubano, según expresaron a Excelencias Alejandro Bandinez y  Bernardo Andrés, directivos de la IEPT.

La obra original de Max Gutmann y Rodolfo Velazco, a quienes ellos atribuyen el acierto de abrir en Cancún aquel primer expendio de habanos se extiende hoy en la Riviera Maya a otros dos establecimientos, donde los principales consumidores son los turistas internacionales, en particular los procedentes de Estados Unidos, que no desaprovechan la oportunidad de burlar el bloqueo impuesto por su gobierno al excelente producto cubano.

En la actualidad, nos refieren Bandínez y Andrés, una de nuestras principales actividades es el combate a la falsificación, la defensa de quienes confían en la calidad de las marcas cubanas y son víctimas del engaño. En realidad, más que perseguir o procurar el castigo de los impostores, premiamos a los comerciantes que venden el auténtico habano, en particular las marcas más demandadas como Montecristo, Cohiba, Romeo y Julieta o Partagás.

Como signo positivo señalan el éxito que tienen las ventas de los legítimos habanos en un nuevo tipo de espacio para su degustación llamado Cohiba Atmosphere, verdaderos templos para el deleite al más alto nivel, donde se combinan con la alta cocina y los vinos de mayor calidad, en un ambiente exquisito en todos los sentidos.

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.