Responder al comentario

1/03/2012

Nada más y nada menos que Arnaldo Oballe, director de la fábrica El Laguito, donde se elabora la marca Cohiba -la referencia más valorada del Habano-, tuvo a su cargo la clase, esta vez para elaborar un Cañonazo (52 x 150 mm).

El Maestro Torcedor instruyó paso a paso a sus “alumnos” y entre atención, empeño y curiosidad, varios centenares de aprendices de torcedores, dieron forma a su particular Cañonazo.

Chinos, mexicanos, ingleses, japoneses, rusos, brasileños, cubanos, y así gente de las más disímiles procedencias y especialidades asociadas al universo del Habano o simplemente aficionados hicieron de sala del Palacio de Convenciones donde fue impartida la clase, una gran galera interactiva para concluir en el placer singular de degustar un Habano nacido de sus propias manos.      

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.