Responder al comentario

4/02/2013

La cata de Habanos con vinos es algo más fresco, de más alegría y jovialidad, asegura el sumiller Javier Gilá, Presidente de la Asociación de Sumilleres de Madrid y miembro del jurado de la Alianza Habanos-Rioja.

-¿Qué le ha parecido la idea de esta alianza entre las Denominaciones de Origen de Habanos y Rioja?

-Pienso que ha sido una cata novedosa, porque aquí no se viene a valorar ni el Habano ni el vino de Rioja, sino a intentar hacer una armonía, una alianza entre ambos. Por ello es importante observar a través del análisis del aroma, sabor en boca, que los vinos no tengan mucha acidez o astringencia, para que armonicen con los aromas y la potencia que tiene el Habano.

-Muchos creen que este tipo de maridaje tiene un gran componente subjetivo, pues pasa por el gusto personal de cada cual…

-Bueno, aquí es muy importante conocer el Habano, conocer los vinos de Rioja, pues en la mesa hemos encontrado que existen Habanos que tienen aromas de más larga crianza y otros de mayor juventud.

Yo personalmente creo que con el Habano van mejor los vinos que tienen una larga crianza, y donde no se aprecien tanto la fruta como los tonos de café, de tostado, de madera, de cacaos o de frutos secos, más que los tonos de fruta que predominan en los vinos jóvenes.

-No obstante, para poder juzgar con mayor o menor exactitud los maridjaes en este tipo de cata, hay que tener como se dice, una nariz de oro.

-Es verdad que se trata de una cuestión de mucha práctica, pero aquí hemos visto catadores de mucha experiencia, pues un neófito no puede venir a una cata de este tipo, ya que hay que tener gran conocimiento, saber realmente lo que es la Rioja, y lo que son los Habanos.

-¿Y qué tipo de Habanos prefiere usted?

-A mí realmente me gustan los Habanos que sean más fáciles, de menor recorrido, y realmente estoy acostumbrado a probar los Habanos en la sobremesa después de una cena con destilados o con vinos dulces, pero viendo que el Habano puede servir también para disfrutar con los vinos, es una nueva experiencia que voy a incorporar.

Es real que un Habano puede servir para armonizar una velada larga, pero yo prefiero en lo personal los Habanos cortos.

-El Habano, igual que los vinos, tiene sus reglas de cata, ¿no es así?

-Por supuesto, el Habano tiene su ritual de encendido, y hay que darle tiempo, mimarlo para que alcance su mejor expresión.

El Habano, como el vino, tiene su propia trayectoria. Al principio, por ejemplo, le cuesta expresarse bien, lo cual no sucede hasta que se vaya consumiendo y alcance el segundo tercio. Así sucede con la oxigenación en el vino, necesaria para que este se exprese.

A ambos hay que darles su tiempo. No se puede llegar y rápidamente valorar un Habano o un vino. A ambos hay que darle su tiempo.

-¿Qué futuro le ve a esta idea de maridar Habanos con vinos de Rioja?

-A pesar de que ahora muchos lo ven como algo curioso, como una novedad, creo que tiene un interés muy grande armonizar Habanos con vinos, no solo de Rioja, sino también de otras partes del mundo, con otros de más grado alcohólico, como ya ha sucedido  con los oportos de Portugal, que también se han maridado con Habanos.

La cata de Habanos con vinos es algo más fresco, de más alegría, de más jovialidad, pues estamos hablando de productos con mucha agilidad, armoniosos,  y por ello el maridaje entre ellos se convierte en un momento sumamente agradable.

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.