Responder al comentario

28/02/2013

Una verdadera fiesta es todos los años la Clase Magistral del Torcido a mano, que este año puso a prueba a muchos asistentes al Festival, que como aprendices de torcedores debieron fabricar un Petit Edmundo.

Con la guía de expertos torcedores de las fábricas de Habanos, los participantes en la clase magistral, más allá de intentar crear su propio Habano, conocieron las interioridades de este oficio, devenido tradición de siglos, que ha permitido ubicar a Cuba en la cúspide de los tabacos Premium a nivel mundial.

Con auténticas hojas de tabaco de Vuelta Abajo, tras preparar la ligada, prensarla con el capote y finalmente colocarle la aromática capa, los resultados fueron muy dispares, y a más de uno quizás ni siquiera le prendió después su propio Habano, aunque para todos valió la pena el esfuerzo y la interesante experiencia.

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.