Responder al comentario

26/02/2014

Algunos delegados no pudieron contener el entusiasmo e hicieron sonar el tradicional toque de chavetas para comenzar la clase magistral sobre la técnica del torcido totalmente a mano de un tabaco Premium, que se celebró una vez más como parte del Seminario Internacional del XVI Festival del Habano.

Como en ediciones anteriores, los participantes desbordaron la espaciosa Sala 3, del Palacio de Convenciones de La Habana, para hacer —guiados por el maestro torcedor Miguel Bársaga y la asesoría de otros torcedores—  un Trinidad Colonial, (cepo 44, largo 132 mm).

Los bisoños torcedores encontraron todo lo necesario para hacer por primera vez un auténtico torcido. Protegidos con el típico delantal de tabaquero, afiladas chavetas y goma especial, sus manos fueron manipulando las aromáticas hojas preparadas para tripas, capotes y capas, hasta conseguir una versión personal de los míticos puros cubanos. 

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.