Responder al comentario

23/02/2015

El Habano, como el célebre ron ligero cubano, los vinos y otras tantas bebidas, adquiere también gran variedad de matices cuando es añejado por un tiempo. La XVII edición del Festival del Habano ha querido dar cabida especial a este concepto, recientemente lanzado al mercado y sorprender a los aficionados más curiosos y exigentes.

 La presentación por primera vez de Romeo y Julieta Pirámides Añejados y Montecristo Churchills Añejados, ambas vitolas novedosas en sus respectivas marcas; lleva  al mercado internacional productos que han sido envejecidos en Cuba entre cinco y ocho años.

Esta condición no tiene que ver con el añejamiento de las hojas de tabaco, sino con el periodo de conservación del Habano –en perfectas condiciones de temperatura y humedad– desde su elaboración en la fábrica hasta su degustación.  El tiempo transcurrido tras la puesta en caja aporta una fumada con un sabor más refinado y un aroma más complejo, sin que el Habano pierda sus características organolépticas iniciales.

Los surtidos Romeo y Julieta Pirámides Añejados (cepo 52 x 156 mm de largo) y Montecristo Churchills Añejados (cepo 47 x 178 mm de largo) se presentan como una Edición Especial en cantidades limitadas y en un único lanzamiento. Son productos doblemente novedosos por el proceso de añejamiento y también por la incorporación de formatos inexistentes en el portafolio estándar de ambas marcas.

El proceso de envejecimiento, un valor añadido para una degustación plena, hace al Habano más redondo y agradable al paladar, con lo que consigue notas de sabor delicadas y dulzonas; pero nada es comparable a los matices de sabor amaderado que se impregnan en el tabaco, gracias a los años de reposo junto al cedro que lo protege.

Los Habanos Añejados se comercializan en sus cajones originales de 25 unidades,  que han permanecido sin habilitar durante todo el proceso de envejecimiento. Se han vestido con las correspondientes habilitaciones de cada marca para su salida al mercado, pero su presentación se distingue por la doble anilla, el stick externo con la leyenda “Añejados” y la vitolina en la que se explica el concepto.

Entre las medidas de seguridad que dan fé de su antigüedad puede comprobarse en el fondo del cajón la fecha en que fueron torcidos, a esto se suma un cuño de “Revisado”, pues el 100 por ciento de los cajones fueron abiertos y examinados individualmente.

Romeo y Julieta Pirámides Añejados y Montecristo Churchills Añejados estarán disponibles en los puntos de venta de todo el mundo.

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.