Responder al comentario

2/03/2017

Cuando de maridajes se trata, pocos espirituosos empastan tan bien con un Habano como los rones de Cuba, dos productos tan distintos como similares, expresiones tangibles del espíritu y la cultura de la mayor de las Antillas, la tierra del mejor tabaco del mundo, sede del evento más importante en el universo de los puros Premium: el Festival del Habano.

Precisamente este jueves, durante la cuarta jornada del encuentro, los delegados, expositores y participantes pudieron constatar la armonía entre estos dos productos, de la mano de Habanos, S.A. y la corporación Cuba Ron S.A., que brindaron un momento de inigualable placer con el maridaje de un Partagás Serie P No. 2 y dos de los cuatro rones de la Colección Isla Grande: Extra Seco y Extra Añejo 15 Años.

Presidieron el acto Juan Escalona y Jorge Cardoso, Presidente y Director de Exportaciones de Cuba Ron, respectivamente; los Maestros del Ron Cubano, César Augusto Martí y Julio Ayán; Roberto Delgado, Supervisor Internacional de Habanos, S.A.; Juan Jesús Machín, Maestro de Maestros habanosommelier; Javier Terrés, Vicepresidente de Desarrollo de Habanos, S.A.; Ernesto González, ejecutivo de Habanos, S.A.

“El proyecto Isa Grande es un proyecto de lujo, con una producción limitada y de la más alta calidad”, afirmó Escalona, justo antes del inicio de la cata, conducida por Machín.

En tanto, Martí explicó que “Isla Grande sintetiza y aglutina todo un continente de aromas y sabores hechos a lo largo de más de 150 años de tradición en las regiones de Oriente, Centro y Occidente de Cuba. Conformado por cuatro productos que atendiendo a varias características representa a las distintas clases del ron cubano.

Para Ayán, “Isla Grande Extra Seco enmarca los sabores de las tres regiones del país, un ron color ámbar, agradable a la vista, que recuerda a la caña de azúcar. En tanto, el Extra Añejo 15 Años es una mezcla de rones muy raros, reservas históricas que se han logrado en el Centro, Occidente y Oriente del país. “Lo identifica una transparencia, color amarillo y rojo profundo, con un aroma seductor, toda una sinfonía que nos recuerda a los rones más longevos de Cuba. Sabor suave y agradable, pero fuerte y ardiente”, ahondó Martí.

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.