Responder al comentario

6/03/2018

 Las décimas y los sones que su abuelo le cantaba mientras fumaba tabaco constituyen uno de los mejores recuerdos de la infancia de Alain Pérez: “Su aroma siempre me traslada a esos momentos en que, sentado en su regazo, escuchaba sus historias y canciones”, afirma.

En Manaca Iznaga, cerca de Trinidad, descubrió que la música la llevaba por dentro. Con solo nueve años viajó a Cienfuegos a poner a prueba sus cualidades vocales y allí inició su trabajo en la agrupación infantil Cielito lindo. Después se concentró en los estudios académicos de guitarra, y “como la voz es el mejor instrumento para esparcir todo lo que se tiene en el corazón”, creó Alain y su síncopa junto a amigos de la Escuela Nacional de Arte.

Cuando Chucho Valdés le propuso integrar Irakere como cantante y tecladista, empezó a andar por el camino musical con éxito y reconocimiento, Luego tuvo la invitación para trabajar como bajista de la banda de Isaac Delgado.

Desafío fue su primer disco como solista en España, al que le siguieron En el aire, Apetecible y Hablando con Juana. “Tú vas a terminar cantando”, le auguró el Maestro Paco de Lucía, con quien Alain trabajó como bajista durante una década.

Regresar a Cuba era un anhelo y la muerte del guitarrista español fue el acicate para hacerlo. Alain Vino a su tierra para seguir haciendo de la música su forma de vida; así lo demostró en el 2016 durante su primera participación en el XVIII Festival del Habano.

“Necesito hacer música porque me hace feliz. A la música le agradezco lo que soy, lo que he hecho. A genios como Miguel Matamoros, Celeste Mendoza, Arsenio Rodríguez, Celia Cruz, Juan Formell, Benny Moré, Omara Portuondo y otros, les debo respeto y admiración”.

Alain Pérez es incansable en la búsqueda de su propia sonoridad. Su más reciente fonograma, ADN, se acerca en gran medida a lo que desea. “El disco consolida el sonido que mostré en el anterior, pero tiene más energía de este pueblo, porque es un álbum hecho totalmente en Cuba. Está bendecido, no por la nominación reciente a los Grammy, sino porque canto un tema con Omara Portuondo; también me acompañaron Rubén Blades, el Guajiro Mirabal, Barbarito Torres, Rolando Luna.... Es el disco en el que presento lo que quiero hacer”.

Todo lo que se traduzca en música y autenticidad lo involucra. Por ello su participación en el XX Festival del Habano, en el que presentará el tema Bemba colorá, de su último disco, y tocará el tres en un escenario por vez primera. “Cuando se hace la música de corazón, cuando se es feliz compartiendo la cubanía del ADN que corre por mis venas, nada puede detenerme”.

 

Noticias Relacionadas

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.