El tiempo une a Zenith y Cohiba


30/12/2016

Tras celebrar el 50 aniversario de la marca Cohiba con la creación de tres ediciones limitadas conmemorativas, la Manufactura Zenith rinde homenaje a esta leyenda cubana con un reloj que encaja a la perfección en el mismísimo corazón de la colección. El Primero «Legend of Cohiba» encarna la excelencia, precisión y la maestría que unen a Zenith y Cohiba. Los amantes de los objetos que transmiten belleza y de las azules volutas de humo, para los cuales los puros son una cita con el tiempo y el placer, no podrán resistirse a esta sutil combinación del oro rosa y las tonalidades más características de La Habana.

Medio siglo después de su creación, los Habanos Cohiba y los relojes El Primero siguen conservando los mismos atributos que les permitieron forjar su reputación y alcanzar un nivel de excelencia premiado en numerosas ocasiones. Hace más de 50 años, en 1962, aparecieron en una mesa de dibujo las primeras líneas del movimiento El Primero. La Manufactura Zenith deseaba crear un reloj icónico para su 100o aniversario en 1965; sin embargo, dada la enorme complejidad que entrañaba este legendario calibre, finalmente se logró esta proeza de la relojería en 1969. Mientras tanto, «el rey de los Habanos», Cohiba, se creaba en 1966. El tiempo ha unido ahora a estos dos iconos mediante la creación en 2016 de una colección única de relojes, celebrando así su excelencia, maestría y superioridad.

Un Habano es un objeto de prestigio que, al igual que un reloj, encarna una larga tradición de producción histórica y saber hacer. El tabaco llegó al Viejo Continente cuando Cristóbal Colón descubrió el Nuevo Mundo. Más de 500 años más tarde, la marca más famosa de puros del mundo colabora con la Manufactura Zenith para celebrar juntos lo que el tiempo les ha dado. El Primero «Legend of Cohiba» aloja en su interior el emblemático movimiento El Primero, el cronógrafo de alta frecuencia más preciso del mundo, capaz de marcar el tiempo a una frecuencia de 36.000 alternancias/hora que le permite indicar las décimas de segundo.

En esta ocasión, el reloj deja de lado sus legendarios tres colores, gris claro, antracita y azul, para adoptar los colores de «el rey de los Habanos». La carrura de su caja de 42 mm en oro rosa tiene grabado el año 1966. El segundero pequeño, a las 9 horas, revela el perfil del jefe aborigen Taíno, el emblema de la marca Cohiba. La esfera muestra los matices dorados de una hoja de tabaco e incluye la distintiva vitola de Cohiba. Como un sutil recordatorio de la medición, sus emblemáticas líneas atraviesan la esfera, acentuando verticalmente el ancho del reloj, de la misma forma en que indicarían el diámetro de un Habano. Completado por una correa de piel de caimán marrón con forro teñido en naranja y amarillo, este reloj se entrega en una exclusiva caja de presentación de madera, con los mismos colores que los legendarios Habanos.