Habanosommelier, Profesión y maestría


20/02/2010

Un amigo me dijo un día, el habanosommelier nació por la necesidad de ayudar a descubrir las verdaderas virtudes del tabaco… y tenía razón, porque en este erudito del humo se combinan conocimientos de la mejor gastronomía, toda vez que para llegar a dominar esta especialidad, primero se necesita ser sommelier, gastronómico, culinario, un gourmet depurado y, además, tener una gran y variada información sobre el mundo del habano.

A este profesional se debe en buena medida eso que se ha dado en llamar la cultura del habano dentro de la restauración, por su capacidad y argumentos para convertirlo en un apreciado extra de la buena mesa.

La génesis de este maestro del puro, la bebida espirituosa y la más exigente gastronomía, está sin dudas en el permanente afán de búsqueda del mejor lugar, espacio y combinación para cada uno de estos elementos y tiene como telón de fondo permanente ese concepto reconocido ya como maridaje y que sirve para hacer los «casamientos» ideales del habano con otros productos de su talla, ya sea cognac, brandy, tequila, ron, calvado, whisky o, simplemente, agua fría.

Fijemos algo vital: todos estos productos al igual que el habano, tienen en común abolengo y rango, denominación de origen; por lo que la relación entre ellos se realiza con un linaje similar, como productos de casta, que se someten a la mágica reseña de este nuevo prestigiador del buen gusto; el habanosommelier…

Para los que amamos el mundo gourmet o llevamos dentro algo de sibarita, nos nace la verdadera reverencia hacia el habanosommelier, pues se le encuentra la real virtud a un personaje que trasciende el restaurante, para convertirse en un guía, un artista epicúreo, que logra empalmar el buen gusto de un plato, la añoranza y la casta de un emblemático vino, con el humo embriagante y único, que procede del terroir más famoso del mundo, ese mismo que cada día gana más adeptos, a pesar de prohibiciones y campañas, porque más que un amor, el culto por lo excelso tiene como nombre, también, Habano.

Entonces, su disfrute y la cultura que se ha ido generando en torno al Habano, tiene en el habanosommelier a un importante protagonista, que cual gran monitor de las asignaturas gourmets no se cansa de enseñarnos y guiarnos.

Así esta especie de mago cultural nos conduce por un camino de sensaciones y nos enseña a confiar en él, como un verdadero sacerdote del más refinado gusto.