La vida de un Habano Vintage


1/03/2014

El recién concluido XVI Festival del Habano tuvo uno de sus momentos más álgidos con la conferencia magistral sobre Habanos Vintage, impartida por  el inglés Simon Chase, subastador de lujo de las famosas cenas de clausura de este evento, que tuvo lugar junto a la degustación de un Habano añejado.

Durante su exposición, el Sr. Chase explicó que los Habanos Vintage se elaboran a partir de hojas que han tenido un añejamiento extra, o sea, que han transcurrido por un largo reposo donde ocurren procesos fermentativos, gracias a un estricto control de la humedad, temperatura, oxígeno e iluminación.

Al citar a Min Ron Nee, autor del libro An illustrated Encyclopedia of post-revolution Havana cigars, Simon Chase refirió que existen cuatro etapas de añejamiento. La primera de ellas es la descomposición, cuando la fermentación del tabaco causa emisiones de amoniaco.

Luego —dijo— tiene lugar la primera maduración, donde el tabaco alcanza su mayor aroma y que puede transcurrir en un plazo de hasta 15 años, según cada tipo de Habano. La segunda maduración, en cambio, ocurre entre 15 y 25 años, donde este adquiere sabores melosos, elegantes, y concierne solamente a los Habanos fuertemente taninados. Y la tercera y última maduración, que transcurre entre 25 y 50 años, es el resultado final de la síntesis generada por las misteriosas reacciones químicas, donde se obtiene, al decir de Chase, un gusto «etéreo».

«Los Habanos Vintage suelen ser muy raros. Pero el sabor que se espera no siempre es el que realmente sentimos. Es por esto que tienen valor, fundamentalmente, para coleccionistas», aseveró.

Como parte de su intervención, el prestigioso subastador también se refirió a la antigüedad de las cajas de tabaco, así como a la evolución que han tenido sus sellos de seguridad a lo largo de la historia.