Pinar del Río, el amor por la tierra y el tabaco


23/02/2011

Como cada año, los participantes en el XIII Festival del Habano tuvieron la oportunidad de ponerse en contacto con la fase agrícola de la producción tabacalera cubana, en particular con la zona de Vuelta Abajo en Pinar del Río

Desde muy temprano, los delegados visitaron San Juan y Martínez y departieron con campesinos como Héctor Luis Prieto, quien recibió el Premio Habano del Año en 2007, y con solo 39 años es un connotado productor.

Su finca de Quemado de Rubí, explicó, tiene un alto rendimiento con la obtención de más del 40 por ciento de excelente capa, gracias a la constancia, el amor por lo que hace y el deseo de lograr una abundante cosecha con la mejor calidad.

La experiencia obtenida en esta faena, dijo a los participantes en el Festival, resulta vital en la preparación de los suelos y en cada labor.

“El tabaco une a los amigos alrededor de una mesa y el Festival hermana a las naciones”, confirmó.

Otro lugar visitado fue el despalillo VD-2 Clodomira Ferrals, donde los visitantes dialogaron con los trabajadores del lugar y se acercaron más al conocimiento tabacalero.

La jornada concluyó con un almuerzo en el Ranchón Palmasola, donde además disfrutaron de la música cubana y, por supuesto, de excelentes habanos.