Habanos y Café, el dúo perfecto