Fábricas de tabacos: la cuna de los habanos