Puro misticismo


1/03/2018

Escuchar a la escritora, ensayista, etnóloga, investigadora y artista de la plástica cubana Natalia Bolívar siempre es un privilegio. Y si una presentación suya tiene lugar durante el Festival del Habano, pues entonces ese privilegio es doble. Su vasto conocimiento sobre la cultura cubana le permite aportar matices quizás menos conocidos en torno al devenir de la historia tabacalera, y además, definir desde interesantes perspectivas los nexos entre el tabaco y las religiones en la Isla.

El seminario internacional del evento reservó para este jueves su conferencia magistral sobre la religiosidad del tabaco cubano, impartida junto a su hija, la escritora Natacha del Río, y complementada por la participación del grupo musical Deysi Brau y Obá Aré Anlé, que aportó una energía vital y espiritual desbordante. Durante la sesión estuvieron presentes por parte de Habanos, S.A. el Copresidente Inocente Núñez Blanco y Rodrigo González Jiménez, Director de Marketing Estratégico.

Las prácticas religiosas de nuestra cultura están íntimamente relacionadas al rito sagrado de oler, tocar, encender y aspirar el tabaco explicaron las ponentes, quienes también se refirieron a cómo los primeros habitantes en Cuba usaban el tabaco como un elemento primordial de la religión y la magia.

“Los fumadores del Habano en el mundo entero, y principalmente en Cuba aseveraron consideran al humo que exhalan (…), como un acto de magia para proteger su libertad al estilo de nuestros ancestros indios, en sus invocaciones a dioses”.