Sabores y Aromas


24/02/2010

Grandes calidades y grandes símbolos de espirituosos y habanos fueron evaluados en la tarde de ayer por sommeliers y fumadores habituales de tabaco en una masiva sesión de cata e intercambio que los organizadores del Festival dieron en llamar Sabores y Aromas.

La asistencia fue masiva al punto de que las salas fueron colmadas, con todo y que se producían las degustaciones de manera simultánea en varios salones del palacio de Convenciones.

Yamir Peregrino, al frente del Club de Sommelier de Cuba, introdujo el panel en el que participó Bodegas Torres, que contó con la participación de representantes de esta empresa, de Habanos, S.A. y de la Corporación CIMEX, comercializador en Cuba de los espirituosos de la firma española.

En otra sala tenía lugar un tributo a lo cubano como expresión de una identidad íntimamente ligada al medio natural, del que provienen el ron y el habano.

El reconocido maestro ronero José Navarro, padre del Havana Club, Añejo 7 Años, elogió la excelente combinación y el placer que regalan un sorbo de este magnífico ron -al que consideró “jardín de aromas, redondo, indestructible y complejo”- y el fuego y potencia de un habano, “todo un símbolo de cubanía”.

La empresa francesa Armagnac, histórica inspiradora en el Festival del Habano de este tipo de encuentros, propuso la degustación de algunos de sus destilados con un Punch Doble Corona, en un encuentro que resultó ser una clase sobre las indiscutibles calidades de los espirituosos de esta región de Francia, ya desde años grandes aliados de los habanos.