Taller Internacional Habana-Habanos 2013, un espacio para la cultura de los Habanos


2/10/2013

La nueva edición, esta vez la tercera, del Taller Internacional Habana-Habanos 2013, ratificó una vez más la importancia y trascendencia de la cultura del Habano, no solo para Cuba, sino a nivel mundial.

El Taller, realizado en agosto de 2013, fue organizado por el Museo del Tabaco, perteneciente a la Oficina del Historiador de La Habana, y con el patrocinio de Habanos S.A.

Durante el encuentro de una semana los participantes tuvieron la oportunidad de ampliar sus conocimientos sobre el Habano gracias a las diferentes conferencias, paneles y degustaciones realizadas. 

Asimismo se visitó la estación experimental del tabaco en San Juan y Martínez, Pinar del Río, que sirvió para mantener un interesante encuentro con vegueros y Hombres Habanos en producción. 

El mundialmente conocido Floridita fue uno de los escenarios para compartir disimiles experiencias y degustaciones de Habanos con diferentes bebidas espirituosas y cocteles. 

Entre las personalidades invitadas estaba José Castelar Cueto, recientemente seleccionado por Habanos S.A. para el Premio Habano en Comunicación  del Año 2012.

En la actividad de cierre, que tuvo lugar en la Tienda de Relojes y Habanos Cuervo y Sobrinos, en pleno corazón de La Habana Vieja, se hizo también  una cata-maridaje de Habanos con diferentes tipos de bebidas y espirituosos.

La primera combinación se realizó entre un Petit Robustos Hoyo de Monterrey y un cóctel Presidente en dos formulaciones, en su preparación original, y después de ser añejado durante tres meses. 

Posteriormente se desgustó  un fantástico Partagás Serie P No.2 con  los whiskys Ballantines y Glenlivet; así como un Cohiba Maduro 5 con el Chivas Regal 18 años y el Havana Club Selección de Maestros. 

Zoe Nocedo Primo, directora del Museo del Tabaco, al convocar a la próxima edición del Taller Internacional Habana-Habanos, a celebrarse en agosto de 2015, ratificó que el Habano, “más allá de gustos y preferencias, sigue siendo hoy igual que lo era para los antiguos taínos, un símbolo de paz y hermandad, tan necesaria en estos tiempos”.