Tributo 2017: Homenaje a los Maestros del Ron Cubano


28/02/2017

Para Asbel Morales, uno de los ocho Maestros del Ron Cubano, todo comienza desde el suelo, donde la caña de azúcar crece para luego dar la melaza con que se fabrica el aguardiente, que es el alma de la bebida por excelencia de la mayor de las Antillas. Así surge la magia de Havana Club, la magia también de su ron Tributo, una de las cinco joyas de la Colección Icónica, que este martes tuvo la presentación de su segunda edición: Tributo 2017.

Fue el Museo del Ron el escenario perfecto para el lanzamiento ante la prensa especializada, presidido por Jerome Cottin-Bizzonne, Director General de Havana Club Internacional S.A.; Vivian Thomas, Directora de Ventas y Marketing Cuba; y el propio Morales, creador del ron Tributo, que será presentado durante el XIX Festival del Habano.

“Cada ron cubano tiene una razón de ser, de existir, y el Tributo le rinde homenaje a todas las generaciones de Maestros y creadores del ron de Cuba. Gran parte del secreto de tan exclusivo producto radica en su aguardiente, que se solo se logra en esta tierra. No es la obra de una sola persona, ni de un solo Maestro, sino de un grupo de trabajadores consagrados a la producción de nuestros espirituosos, que es también consagrarse a nuestras raíces y cultura”, afirmó Morales.

En tanto, Cottin-Bizzonne aseveró que “este es un homenaje al arte, a la pasión y dedicación de los Maestros del Ron Cubano, cuya tradición fue declarada en 2016 Patrimonio Cultural de la Nación. Precisamente ese es el papel de Tributo: elevar el nivel del ron, mostrar que también es una forma de expresión cultural, y que es un producto selecto, a la altura de los más demandados destilados Premium”.

De acuerdo a las declaraciones de la Directora de Ventas y Marketing Cuba, “tras el éxito la estrategia comercial y de marketing del Tributo en el mercado cubano, decidimos ubicarlo en las Casa de Habanos, licoreras y Duty free, para lo cual se encuentran disponibles ya 300 botellas”.

El ron Tributo 2017 es una edición limitada, de solo 2500 unidades, y será vendido en otros seis mercados, abarcando un total de 16 países, entre los que se incluye Cuba, Reino Unido, Alemania, Francia y Suiza.  Según la nota de cata, explicada por Morales, a la vista es transparente, con un brillo ambarino. En nariz, comienza con un olor aromático, fácil de asimilar, con un reconocido aroma de caña de azúcar, melaza y uvas. En boca es intenso y complejo, resaltando su distintivo sabor seco, combinado con notas de chocolate, tabaco y café, y un final especiado y persistente en el retrogusto.