Un banquero amante de los Habanos


28/02/2014

Herman Upmann fue un banquero alemán cuya afición por los Habanos le llevó a establecerse en La Habana en 1840. Aquí fundó un banco y una fábrica de Habanos en 1844, y aunque en el mundo de las finanzas no tuvo el éxito esperado, la marca de puros creada por él se convirtió en un ejemplo dentro de los Habanos más  refinados con una fortaleza media en su sabor.

Las medallas de oro que adornan la caja fueron obtenidas por la marca en no menos de once ferias internacionales durante el siglo XIX, y constituyen un elemento característico aun en el siglo XXI.

Con un vitolario que se caracteriza por su sabor de suave a medio, son muy conocidos los puros de la Línea Magnum, donde al tradicional Magnum 46 vino a sumarse el Magnum 50 lanzado en 2008.

Otras vitolas importantes son Sir Winston, Connossieur no.1, y entre las vitolas pequeñas Coronas Junior y la Half Corona lanzada en 2011.

En 2013 se presentó solo para las tiendas de la Casa del Habano la vitola Connossieur A, que actualizó y enriqueció la imagen de esta Línea de la marca con una nueva anilla.

Con una larga e interesante historia que en los últimos años está siendo estudiada por aficionados e historiadores, es esta la primera Reserva que se presenta en la marca en los 170 años transcurridos desde su fundación.